Lo latinoamericano en lo cultural en Glauber Rocha

Escrito por rcb el . Posteado en //04, Cine Latinoamericano

Por Alonso Palma

Llama la atención la manera en que el cine latinoamericano se sitúa como respuesta al acontecer político en los años en que la izquierda marxista parece ser el camino hacia la liberación del pueblo contra la opresión industrial. Es evidente el gesto político en las películas a través del continente, un cine revolucionario que ve la cámara como un arma. Pero lo más interesante es cómo se revela Latinoamérica culturalmente en gran parte de estos filmes, y es, creo, Glauber Rocha en Brasil quien es más consciente de aquel punto. El objetivo es descubrir la cultura de América Latina en la que para mí es su mejor película, “Tierra en Trance” de 1967, filme que narra el viaje de un poeta en su búsqueda de la verdad (interpretación poética, incluso burda, dado que el film plantea un discurso político bastante más complejo).

La idea es ahondar en tres aspectos del film que para mí identifican la cultura de América Latina. Los tres puntos son: Antropofagia cultural, burguesía consciente y misoginia/machismo.

Antropofagia cultural

Existió en Brasil un movimiento modernista en los años 1920. “Dicha vanguardia artística y literaria había utilizado la metáfora de la antropofagia cultural para describir su propuesta de nutrirse de la referencia externa y sintetizarla con lo nacional. En forma provocativa, los modernistas reivindicaban el canibalismo ritual de antiguas etnias del territorio brasileño que devoraban a sus enemigos para apropiarse de su fuerza. Alimentarse del enemigo significaba nutrirse también de su civilización.”1

La antropofagia cultural puede entenderse como sincretismo. Latinoamérica es la cultura del sincretismo. En Chile por ejemplo el sincretismo religioso en la fiesta religiosa de La Tirana. Los fieles van vestidos con trajes provenientes de todas partes del mundo, entre diablos chinos e indios norteamericanos, sin perder el fin último que es demostrar la fe a la vírgen.

En “Tierra en Trance”, el choque cultural es consciente y se da en distintos aspectos. Uno es la propuesta cinematográfica. Cine moderno con tintes latinos a través de lo político. Ahí recae una de las particularidades de la película y su marcada diferencia con la corriente cinematográfica francesa (Rocha, al igual que los autores de la Nouvelle Vague proviene de la crítica especializada).

Otro aspecto importante es la música, diegética y extra diegética. La presencia al contrastante entre batuque brasileiro y música docta que se entremezclan en la acción. Por ejemplo en una escena en la que hay una manifestación populista del gobernador Vieira con negros tocando batucada, uno de sus asesores de pronto parece perder la compostura y se une bailando a la marcha de la música para luego cortar abruptamente y reemplazar el samba por una pieza para cuerdas y mostrar a Paulo Martins y Sara en su situación amorosa. Este gesto no pretende mostrar a un Brasil exótico ni exponer un costumbrismo mal entendido sino dotar al film de una particularidad que lo haga ser parte de Brasil y no una copia del cine de la Nouvelle Vague.

Burguesía consciente

Paulo Martins vive en eterno conflicto entre su condición social de artista burgués y sus ideales de izquierda. Este personaje representa al artista burgués latinoamericano en su búsqueda por realizar la obligación social que la historia hace pesar sobre él. Existe una discusión eterna acerca de la responsabilidad social del artista que no excluye a los cineastas, sobre todo a los del nuevo cine latinoamericano, los más comprometidos con esta consigna.

Ignacio del Valle en Cámaras en Trance grafica de buena manera este conflicto y la figura de Martins en la película: “La figura de un héroe individual y solitario que media entre dos fuerzas en conflicto, en común en el Cinema Novo y puede asociarse a la imagen que los propios cineastas tenían tanto del cine como de sí mismos”, y “El narrador, su experiencia y su espacio social están en trance. Trance entendido como momento de batalla o de duelo, pero también como estado crucial en la existencia, como gesto histérico y desmesurado o como ritual de transformación. El trance de Rocha define el momento álgido de la crisis, de la mutación que atravesaba América Latina”.

Misoginia/Machismo

Para concluir mi análisis de Latinoamérica en Tierra en Trance quiero enfocarme en un punto que al parecer se escapa de la comprensión de Glauber Rocha y de gran parte del cine latinoamericano que es el rol de la mujer en las películas. Me parece que en esta parte del mundo el machismo y la misoginia por sobre todo están aún presentes en sus propuestas artísticas y cinematográficas. Me refiero a la mujer objeto en el cine y que en Tierra en Trance no brilla por su ausencia. Los personajes de Sylvia y Sara no hacen sino existir para cumplir el deseo de Paulo Martins o ser el juguete de Vieira, Julio Fuentes y Porfirio Díaz.

Me llama profundamente la atención cómo un movimiento artístico al parecer tan consciente de la realidad miserable que vive un continente no sea capaz de superar sus mañas arraigadas en el más macabro de los conservadurismos. No sólo en el cine de Glauber Rocha o en el nuevo cine latinoamericano existe la misoginia sino que en gran parte de las películas latinas incluso hoy en día. No existe mayormente una corriente de cine que se pregunte siquiera por la posición de la mujer en las historias. El cine moderno europeo al menos sitúa a la mujer como personaje o actor importante en el desarrollo dramático de sus historias. Estoy pensando en Rohmer y El rayo verde o en el cine de Jesús Franco, que si bien hizo principalmente cine erótico, anuló por completo la presencia del falo en sus películas. Su cine fue protagonizado mayormente por mujeres y sus personajes se sitúan en sí mismos sin estar supeditados a la presencia potencial del macho o del falo.

Al parecer Latinoamérica sigue viviendo arraigada al conservadurismo marxista tan mal entendido como la liberación del continente.

Notas

  1.  “Cámaras en Trance: El nuevo cine latinoamericano, Un proyecto cinematográfico subcontiental”, Ignacio del Valle Dávila, Editorial Cuarto Propio, Chile 2014.

Etiquetas:, ,

Deja un comentario

UA-43685925-1