MUSICALIDAD Y SONIDO DEL FILM IDA DE PAWEL PAWLIKOWSKI

Escrito por rcb el . Posteado en //04, Historia del Cine

Por Constanza Varela

Este análisis buscará descubrir las características sonoras del film Ida de Pawel Pawlikowski, estrenada el 11 de septiembre del 2013. Esta es una película dramática polaca que dura 1 hora 22 minutos, durante los cuales se nos presentan diversos ambientes sonoros que nos ayudan a entender la complejidad del perfil psicológico del personaje protagonista encarnada por la actriz Agata Trzebuchowska, quien a través de la historia descubre los secretos más íntimos y oscuros de su vida reflejando a la vez la historia de la música del siglo XX.

La banda sonora del film fue compuesta por el músico Danés Kristian Eidnes Andersen, un eximio compositor destacado, que ha participado en más de 80 películas, entre las que figuran gran parte de los trabajos de  la nueva generación danesa de directores. Kristian Eidnes Andersen dirige actualmente el departamento de diseño sonoro de la escuela nacional fílmica de Dinamarca.

En Ida encontramos un universo sonoro diverso que inicialmente nos transporta a la simpleza de sonidos ambientales, el sonido de la ciudad, los elementos cotidianos de la vida de la protagonista quien se nos muestra en un estado pasivo y enfrenta sonidos comunes. Al comienzo de la historia se nos presenta una sonoridad inocente que indica la soledad del personaje y nos anuncia un típico contexto histórico clásico europeo. A medida que Ida  se encuentra con aspectos nuevos de su vida esta intensidad leve aumenta hasta el punto de confundir sus emociones y cambiar su forma de relacionarse con el mundo.

Al confesar abiertamente el gusto por una pieza de jazz compuesta por John Coltrane comprendí inmediatamente que la musicalidad adquiere un rol principal en la evolución psicológica de la protagonista, en este instante del film percibí la brutal irrupción de la musicalidad en la trama. Esto se debe a que el personaje corresponde a una mujer religiosa quien vive enclaustrada, espiritual y físicamente, bajo un contexto histórico adverso marcado por la guerra en Europa.

Al declarar explícitamente su empatía con la música de Coltrane  el personaje abre su mundo interior, y abre también su visión del mundo. Coltrane (americano)  corresponde a la época del bebop, una vanguardia artística que es utilizada constantemente como símbolo de espiritualidad y emancipación musical del siglo XX. Nuestra protagonista abre así su mundo interior tocando por primera vez a un hombre, este hombre rompe con este toque su fragilidad emocional y sitúa el contexto histórico europeo abierto a las nuevas vanguardias musicales americanas.

La película transita constantemente entre el contraste de los sonidos clásicos europeos con el jazz contemporáneo denostando la compleja realidad sociocultural post guerra mundial. Los personajes se mueven en un ambiente hostil donde la muerte se apodera de las historias personales y sociales, la discriminación y el perseguimiento político del cual es parte la protagonista y su familia termina por consumirlo todo, “la muerte de la misma muerte”. La protagonista busca reencontrarse con su pasado y este se le muestra simple y brutal.

La aparición de un personaje ligado al mundo de la música  toca sensiblemente la relación de la protagonista con su propia vida, llevándola a un proceso de cuestionamiento que se materializa con la muerte de su único familiar vivo, su tía que se suicida en medio de una pieza sonora clásica. Justo cuando pensamos que la música y la muerte están relacionadas con el proceso histórico cultural europeo, el contraste de la característica emancipativa del jazz vuelve a encantar las pretensiones de Ida, llevándola a conocer el amor carnal e incluso llevando a esta religiosa casi inmaculada a bailar libremente las armonías más vanguardistas que el siglo XX pudo conocer: las piezas de Coltrane que utiliza el director sonoro.

La sutileza con la cual aparecen nuevas melodías y sonidos típicamente europeos pero ya influidos por la música americana nos ayudan a resolver el fin de la trama con naturalidad. Las piezas compuestas por Kristian Eidnes Andersen son una oda a la estética sonora moderna. Aparecen como suaves pinceladas de maestría fílmica en el momento preciso y tocando lo más profundo de la sensibilidad del espectador.

La realidad de Ida fue un gran contraste sociocultural que se representó a la perfección con las piezas musicales seleccionadas y la música original del film ya que se puede afirmar que la música refleja fielmente este contraste, siendo Coltrane la clave que abre la percepción del mundo interior de Ida. Entre el jazz y la música clásica se crea una metáfora que invita a analizar las condiciones culturales y filosóficas de nuestra sociedad.

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

UA-43685925-1